La fiesta en Barcelona no descansa mientras en otras ciudades como Alicante o Salamanca apuestan por la responsabilidad