Se repiten los botellones sin control en las playas de Barcelona