Se espera un buen verano para el turismo español, aunque el crecimiento se ha estancado