Sorpresa por el cambio de criterio de Estrasburgo, que valida las devoluciones en caliente