El estado de alarma vacía las Islas Canarias a las puertas de Semana Santa