El ciberestafador más buscado en España vivía en hoteles y suplantó a la UCO y la Audiencia Nacional