Pagan a unos okupas para que abandonen las viviendas que acababan de comprar