Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Consejos sencillos para evitar que el uso de sandalias y chanclas dañen nuestra salud

08/06/201908:00h.
  • El abuso de este calzado puede ser perjudicial para la salud

  • La falta de sujeción es el mayor inconveniente

Llega el verano, y con él, decimos adiós a muchos tipos de calzado propios del frío para dar paso a chanclas y sandalias que dejan nuestros pies al aire. Aunque esta sensación puede ser de lo más agradable, hay que tener cuidado a la hora de usar este clase de calzado. 


Son varios los estudios que demuestran que el uso de este calzado puede derivar en graves lesiones en tobillos, rodillas e incluso en la espalda, debido a su falta de sujeción. Por lo que, si abusamos de ellos, estos problemas pueden llegar a derivar en problemas mayores de huesos, tendones y articulaciones. 

Esta falta de sujeción en los tobillos hace que tendamos a agarrarnos con los dedos y por tanto, acabar acortando la zancada y ejerciendo una fuerza excesiva cuando los pies tocan el suelo. Este fuerza no solo se ejerce con los pies, sino que se traslada a las piernas provocando que nuestra parte inferior del cuerpo se vea sobrecargada. 

Además, otras de las consecuencias del uso de chanclas y sandalias suelen ser las caídas y resbalones que estas provocan, que si bien no suelen tener mayor importancia, pueden llegar a provocar esguinces. Por todo ello, seguir estos simples consejos a la hora de utilizar este calzado puede serte muy útil: 

  • Es importante que el material de las chanclas sea de piel. Sino, es más probable que aparezcan irritaciones o ampollas que pueden llegar a ser muy molestas. 
  • Para largas distancias es mejor no utilizar este calzado, ya que tienen poco efecto de absorción de choque y apoyo al arco del pie. 
  • Es importante elegir el tamaño adecuado: el pie no debe sobresalir del filo de la chancla.