La Cremá, desde los balcones por el coronavirus