El menor que confesó el crimen de Zamora le desfiguró la cara y le rompió el cráneo a su víctima