Rosa, asesinada presuntamente por su pareja en Sant Joan Despí, vivía "cada día un infierno" al llegar a casa