El derrumbe en el Ritz, desde dentro