Los descuideros ingenian sus argucias para robar a sus víctimas