Una dieta baja en grasas reduce el riesgo de morir por cáncer de mama