La dureza de la roca da seguridad a los mineros y a Julen