Un nuevo tratamiento con células madre permite que un enfermo de ELA vuelva a correr y a hablar