La guerra de símbolos en Cataluña no tiene fin