Los hospitales madrileños sufren las consecuencias de Filomena: accesos bloqueados y trabajadores doblando turnos