Todo se vuelve en contra para controlar el incendio de Gran Canaria