La ola de calor aumenta los incendios en la península