La isla de La Graciosa, el territorio que se ha convertido en todo un ejemplo en la lucha contra el coronavirus