Una multitud de jóvenes sin ningún respeto a la pandemia quedan en Alicante para pegarse