Llega el calor, y con él las ganas de zambullirse en el agua