Tres personas en el ascensor o usar mascarilla en la consulta: los médicos se blindan ante el coronavirus