Más de la mitad de los niños pueden tener un problema de visión y los padres no lo saben