Un ajuste de cuentas, detrás del asesinato de un hombre en un restaurante en Torremolinos