El suicidio de una mujer antes de ser desahuciada en Madrid pone el foco en el desorbitado precio del alquiler