Las multas a los ‘furtivos de bañador’ ascienden a los 300.000 euros