Nata, la perra que ayuda a los pacientes con ELA a canalizar sus emociones