Los okupas, con la ley de su parte