Primera operación salida del verano con una recomendación clara: olvidar el móvil al volante