Padres de alumnos catalanes exigen que se respete la opción del castellano como lengua vehicular