Barrenderos y panaderos, los otros héroes anónimos de la cuarentena