El Parlamento de Cataluña tramita una ley para reducir el desperdicio de alimentos