Inmóvil, frío, insensible, sin memoria… así ha comparecido el parricida de Oza ante el Tribunal