El parricida de Valencia sufría algún tipo de desequilibrio psicológico