El fiscal del parricidio de Moraña no ha podido contener las lágrimas tras conocer el veredicto