Batalla campal en el metro de Barcelona: los vigilantes, sobrepasados por la violencia de un grupo de jóvenes