Un peritaje descarga de culpa a la ciudad y al alcalde de Duisburgo