Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los pies al aire en verano, un peligro

INFORMATIVOS TELECINCO 10/04/2011 00:00

Muchas de nuestras sandalias pueden causarnos lesiones serias en los pies, tobillos, rodillas, caderas o espalada. Y con el tiempo estas lesiones pueden dar lugar a graves problemas de huesos, tendones y articulaciones, explica el doctor John White en The Huffington Post

No son pocas las investigaciones sobre el uso de las sandalias. Un estudio reciente, señala el doctor White, demostró que quienes usan estos zapatos propios del verano tienden a agarrar el calzado con los dedos, acortando la zancada y haciendo una fuerza excesiva cuando los pies tocan el suelo. De esta forma una enorme fuerza se transfiere a las piernas y aumenta la presión sobre la parte inferior de nuestro cuerpo.

El diseño esponjoso y la falta de soporte de las sandalias dañan el puente del pie. Es más, quien no tiene pies planos puede llegar a serlo, según recoge The Huffington Post.

Pero hay riesgos aún mayores derivados del uso de las chanclas: los resbalones y caídas a veces terminan en esguinces de tobillos.

¿Qué hay que tener en cuenta para elegir unas buenas sandalias?
Lo fundamental es que los zapatos tengan un buen apoyo en la zona del puente, así como una buena sujeción en el talón. De esta forma se reduce la inestabilidad. Es recomendable que el calzado no sea de suela plana y evitar sandalias hechas de espuma muy barata. Es aconsejable, además, plantar el pie completo en el suelo.

Habría que considerar el uso de correas de cuero y materiales blandos para reducir la irritación y las ampollas. White recomienda evitar el plástico y el algodón. Pero lo más importante de todo es el uso de las sandalias con moderación. Evitarlas durante todo el día o en actividades deportivas es recomendable. EBP