Los pilotos de la Agencia Tributaria ejecutan arriesgadas maniobras para frenar a los narcos del Estrecho