Llama para 'pedir una pizza' y consiguen descifrar que está siendo maltratada