La policía salva al acusado del crimen de Castrogonzalo de la ira de la venganza