Llenar el depósito de combustible sale entre 5 y 6 euros más caro que el año pasado