El presunto asesino de Manuela tenía la ropa manchada de sangre cuando fue detenido