El presunto asesino de Toledo tenía una orden de alejamiento de su hija por golpearla con una barra de hierro