El primer vehículo autónomo, que circulará en Lanzarote, tiene sello “made in Spain”