Llega la primera ola de calor del verano: las temperaturas alcanzarán los 40 grados