La prohibición de corridas de toros dispara el número de correbous en Cataluña