Rafa Nadal da otra lección, limpia como uno más y cede su pabellón